header photo
Home About Us Books

Instructional Gifts

 

MAA AANKH (Spanish Edition):
Encontrando a Dios al Modo Espiritual Afroamericano, Honrando a los Ancestros y a los Espiritus Guardianes

¿Estás hecho a la imagen de Dios?

Según Génesis 1:26, todos lo estamos, pero, cuando la cocaína en crack llegó a las calles de Norteamérica a mediados de los ’80, devastó a las comunidades negras y latinas a lo largo del país, segando las vidas de hombres jóvenes entre los 14 y 21 años por muertes relacionados con el crack. Derric Moore, quien perdió la fe en Dios a causa del dogma religioso, la política y la falta de entrenamiento espiritual, comparte cómo, tras experimentar el abuso espiritual, la pobreza y la falta de vivienda, y más tarde ser diagnosticado con lupus, una enfermedad debilitante, encontró su divinidad apelando a Dios y recibiendo misteriosamente instrucciones de sus ancestros y espíritus guardianes en una visión, lo que lo llevó a descubrir un sistema espiritual llamado Maa Aankh. Aplicando a su vida el Maa Aankh, que es similar a la Cábala judeocristiana y a la Rueda Medicinal de los nativos norteamericanos, pero está basado en la antigua filosofía egipcia y la Cruz bantú del Congo del África centrooccidental, Moore fue capaz de superar su maldición generacional, sus problemas financieros y su enfermedad y mejorar en gran medida su vida en general. Basado en la experiencia personal del autor al hallar a Dios, MAA AANKH es una herramienta invaluable que ayuda a quienes están cansados de buscar respuestas, de sentirse impotentes o de vivir con miedo al pasado. Así que, si estás listo para el cambio, aprende cómo puedes encontrar un significado en tu vida y el poder de cambiar cualquier cosa que no te guste descubriendo a Dios en tu interior.

Paperback: 340 páginas
Four Sons Publications
ISBN-13:
 978-0985506735
Precio: $19.95  $16.95 (Además de envío manipulación) 

 

Prefacio

 Parte 1:  La Búsqueda de Dios
¡Qué Tiempo Has Elegido para Nacer!
Peleando contra lo Viejo
Egipto, la Luz Misteriosa del Oriente
Un Milagro a la Vez
Lecciones de Martin L. King & Malcolm X
Aprendiendo sobre el Supremo
Días de universidad
Tasha y Tiffany
Perdiendo de Vista el Premio

 

Parte 2:  Descubriendo el Camino Espiritual
Abriendo el Camino Espiritual
La Experiencia Filadelfia
Una Verdadera Mamá Espiritual
Tocando Fondo
Blues del Sol de Florida
Una Breve Caminata con un Santo Cubano
La Visita a la Tienda de Velas

 

Parte 3:  Aprendiendo a Caminar Solo
En la Extraña Tierra de Oz
Ayuda de una Pequeña Santa Cubana
Iya y el Llamado
Mi Amiga, Mejor Amiga, Novia & Esposa
Tratando de Entender esta Búsqueda
El Mito de la Religión del Hombre Blanco
Vodu, Gris-Gris y la Compra de Luisiana
Las Influencias del Espiritismo y el Espiritualismo
Las Influencias de  la Santidad y el Pentecostalismo
Sincretismo Religioso en Norteamérica
Por Qué Abandoné la Iglesia
¿Por Qué el Antiguo Kamit?

 

Parte 4:  Vuelto a Nacer
Cruzando hacia el Otro Lado
Los Aakhu: Espíritus Ancestrales
Los Ancestros Hablan
Curación Ancestral
Suerte, Crecimiento y  Sanación por los Muertos
La Historia de RA y Oset
El Espíritu Santo Kamítico
Descubriendo más Manos Ocultas
El Maa Aankh
La Historia de Osar
El Poder de la Blancura
¿Qué Vas a Hacer?

 

Parte 5: Convirtiéndose en un Vehículo de Dios
Aceptando que Él lo Solucionará
Comprensión Esotérica del Antiguo Kamit
Cálmate, Nena
Netcharu: Los Habitantes de KAMTA
Aapepu: Los Habitantes de TASETT
Poniendo a Prueba al Espíritu
Asistencia de Npu
La Batalla Acaba de Empezar, Nena
Una Visita del Rey de la Blancura
Dos Ojos Son Mejores que Uno
¿Quién me Llamó?

 

Apéndice A:  Haciendo el Maa Aankh con los Aakhu & Netcharu
Apéndice B: Las 42 Declaraciones de Maa
Apéndice C:  La Sangre Preciosa del Carnero (Cordero)
Apéndice D: Bibliomancia
Apéndice E: Glosario de Términos
Apéndice F:  Bibliografía Selecta & Lecturas Recomendadas

Índice

Una Breve Caminata con un Santo Cubano

Algunas de las historias más interesantes que me contó Papá Raúl eran las historias de sus orishás de Yorubaland en Nigeria, África. Se cree que durante la esclavitud estas antiguas divinidades viajaron al Nuevo Mundo para estar con sus hijos y ayudarlos a superar las condiciones opresivas que vivían. Existen una cantidad de orishás, pero sólo sobrevivieron los más populares entre la gente que fue llevaba al Caribe, Latinoamérica y Nueva Orleans, Louisiana:

Ellegua es el mensajero divino y embaucador
Obatala es el padre de la tela blanca y la paz
Yemaya es el orishá de la maternidad y del mar
Chango es el orishá del fuego y el trueno
Ochun es el orishá de la sensualidad y la belleza
Oggun u Ogun es el orishá de la guerra
Ochossi es el rastreador divino y el orishá de la policía
Babaluaiye es el orishá de la viruela y las enfermedades
Oya es el orishá del cementerio y los tornados.


           Estos espíritus coincidían con las antiguas divinidades kamíticas de las que yo había leído antes de conocer a Bertha. La diferencia era que las divinidades kamíticas parecían distantes, extranjeras y parecían más creación de la fantasía, mientras que las divinidades Yoruba se me aparecían como más reales y tangibles, con sus fallas humanas, de la manera en que me las expresó Papá Raúl. Intenté comprender el proceso racional por el que esto era así y lo único que pude encontrar que tenía algún sentido era que las divinidades parecían ser lo que el psiquiatra suizo Carl Gustav Jung teoriza como arquetipos, complejos autónomos que existen en la personalidad humana, pero actúan independientemente y parecen casi entidades sobrenaturales que existen en lo que él llamó el inconsciente colectivo, lo que según pude entender era lo más cercano posible a Dios en términos humanos. En otras palabras, los arquetipos o divinidades parecían ser emanaciones de Dios o de la mente, pero ¿eran reales?

Según la teoría de Jung, cada arquetipo controla un aspecto diferente de la conducta y personalidad humana. Esto significa que si a uno de estos arquetipos se le permitiera dominar completamente la personalidad humana los resultados serían mentalmente catastróficos. Por lo tanto, cada arquetipo es necesario para que los seres humanos mantengan un perfecto estado de balance mental. Esto aún no explicaba si eran seres reales o sólo inventos de mi imaginación, así que por ahora dejé el tema de lado.

Entonces recordé The Irritated Genie, sobre cómo el loa/orishá Oggun era el responsable de inspirar la revolución haitiana, lo que llevó a Haití a ganar su independencia en 1804, poco después de la Revolución Norteamericana. Recordé que, al leerlo por primera vez, me pregunté cómo un espíritu podría hacer esto si los espíritus no eran reales. Como no me habían enseñado literal u oficialmente acerca de ángeles o espíritus, no podía creer realmente en ellos, porque parecían imaginarios. Era como rezarle a Dios: en algún momento de mi vida Dios no parecía real, en parte porque nos enseñaban  rezarle a una figura imaginaria, a una Deidad misteriosa. De hecho, cuando leía sobre los ángeles, espíritus, orishás y Dios en otros libros, los veía como nada más que inventos de la imaginación dentro de nuestra psique. Entonces Papá Raúl me dijo algo que me hizo ver las cosas de modo un poco diferente.

Me dijo: Ten cuidado cuando vayas a bares y clubes, porque a Ellegua (el embaucador) le gusta causar jaleos por la noche haciendo bailar a Oshun (el orishá de la belleza/el amor), lo que atrae a Ogun (el laborioso orishá del hierro/la guerra), a sabiendas de que ella sólo tiene ojos para Shango (el orishá del fuego/relámpago). Eventualmente Ogun y Shango van a pelear  y sabiendo esto, Ellegua va a llamar a Ochossi (el orishá rastreador y policía), y se sienta a reírse de toda la situación. Cuando pensé en algunos de los clubes y fiestas a las que había ido cuando iba a la escuela, recordé que eran siempre los que llamábamos “cabezas de nudillos” los que iniciaban las peleas por alguna cosa sin sentido.

“Wow”, empecé a pensar, “¡esta historia es tan cierta!”

 

Ellegua es el mensajero divino y embaucador

Después de contarme esta historia, recuerdo que me dijo que hay un montón de espíritus y que todos tenemos espíritus que caminan con nosotros, pero que la gente necesita saber qué espíritus están con ellos y cuáles no. Para Papá Raúl, según lo que le habían enseñado su abuela y su familia, los espíritus alguna vez fueron seres humanos y todos eran considerados guerreros, así que se sentaban en el piso como lo hacían los guerreros y no en estantes colgados en las paredes, como se los representaba comúnmente.

Descubriendo más Manos Ocultas

El RA que podía ser engañado y manipulado es el Poder o Espíritu de Dios porque es una fuerza indescriptible. Esta fuerza no sólo podía ser engañada sino que las fuerzas del mal atacaban frecuentemente a RA, también, según la leyenda kamítica. Esto indica claramente que los Kamau estaban hablando metafóricamente cuando hablaban de RA y que él no es Dios ni es el sol. Nuevamente, cuando comparé esto con mi vida, recordé que al salir con los Rastas, cuando yo iba a la escuela, ellos tocaban el tambor y obtenían una sensación espiritual llamada “irie”. Esta sensación de “irie” es lo que la gente en la iglesia llamaba la “unción”. Cuando un cantante en la iglesia cantaba con la unción, como cuando la gran Mahalia Jackson cantaba How I Got Over (en vivo), tocaba los corazones de todos. Esto es porque el Poder o Espíritu de Dios puede ser manipulado a través del canto, la música, el tambor, el baile, la respiración, etc. Es lo que los chinos llamaban energía Chi, porque existe a lo ancho del universo, pero mi experiencia me recuerda que puede perderse. Extrañamente, recuerdo a mis padres diciendo, cuando se enojaban con los chicos: “Casi me haces decir algo”. Queriendo decir que había algo dentro de ellos que los ayudaba a abstenerse de decir, actuar y comportarse como gente “salvada” o santos. En otras ocasiones había oído a los padres de otras personas decir: “Estás por hacerme perder mi Espíritu Santo”. Nunca pude comprender cómo o qué los haría perder su Espíritu Santo, porque no comprendía realmente cómo lo habían conseguido en primer lugar, pero todo empezaba a cobrar mucho más sentido ahora, al estudiar la tradición kamítica.

            Por esta razón se me instruyó a escribir el RA que podía ser engañado con una “u” al final para distinguir entre estos dos RAs. RA terminado en “u” pluraliza RA y se escribe Rau para indicar que es una fuerza o es el Poder y el Espíritu de Dios. Esta forma de RA, simbolizada por los Kamau con la serpiente que forma un círculo, se correspondía con la energía radiante y fiera de la que se dice que es como fuego en los huesos según la tradición cristiana. Esto es otra referencia hecha en la historia a que el cuerpo de RA temblaba y se sacudía. Ahora yo podía ver cómo algunos equiparaban a RA con el orishá Yoruba Aganyu, el espíritu de los volcanes, pero el Espíritu me informó que aún no estaba viendo el cuadro completo. 

 

El Maa Aankh

Copyright 2013 Derric Moore

Join our growing community

Get more for your buck. 

PURCHASE A VALUE PACK TODAY!